Dr. Jorge Allende, medalla rector Juvenal Hernández Jaque,
llama a la unidad de la Casa de Bello en una cruzada por la Educación Pública

Profesores María Eugenia Góngora y Humberto Giannini junto a la prorrectora de la Universidad de Chile, doctora Rosa Devés, y a los doctores Jorge Allende y Cecilia Sepúlveda
Profesores María Eugenia Góngora y Humberto Giannini junto a la prorrectora de la Universidad de Chile, doctora Rosa Devés, y a los doctores Jorge Allende y Cecilia Sepúlveda

"¿Por qué creo que es imprescindible que la Universidad de Chile se reestructure y se remodele, dándole gran prioridad a la integración transversal? Yo contestaría que la razón es que el fraccionamiento del conocimiento en disciplinas y áreas diferentes es artificial. No el universo, ni la naturaleza o el ser humano y su cultura están fragmentadas en espacios separados. Por lo tanto, su estudio y conocimiento, que constituyen la esencia de la tarea universitaria, deben integrar todas las visiones que nos entregan el conjunto de todas las ciencias, las humanidades y las artes".

 

Doctora Rosa Devés entrega la distinción al Doctor Jorge Allende
Doctora Rosa Devés entrega la distinción al Doctor Jorge Allende

Con esas palabras, el doctor Jorge Allende recibió, el 6 de septiembre de 2013, la medalla Rector Juvenal Hernández Jaque, mención Ciencia y Tecnología. Así, ante la presencia de autoridades universitarias y de las facultades de las cuales pertenecen los académicos distinguidos, como son las decanas profesora María Eugenia Góngora, de Filosofía y Humanidades, y doctora Cecilia Sepúlveda, de Medicina, añadió -respecto de la importancia de la integración en nuestra institución, que "aquí tenemos un gran proyecto, el más importante que en este momento podemos hacer por nuestro país".


En ese marco, el doctor Allende -Premio Nacional de Ciencias y, actualmente, director de Asuntos Institucionales de nuestro plantel-, agradeció y valoró la medalla para luego reflexionar respecto de que "la Universidad, como institución, existe en un constante contrapunto que le exige balancear conceptos opuestos: unidad y diversidad; democracia y jerarquía; cambio y tradición. Para mantener su naturaleza debe lograr ese balance, ese justo medio de los helénicos". Pero, añadió, "creo que nuestra querida Universidad de Chile ha perdido en balance respecto de unidad versus diversidad. El dicho que dice que sólo somos un archipiélago de facultades sigue siendo tristemente cierto".


De esta forma, y como exitosos ejemplos de cambio institucional en vistas de la integración y para responder a los avances en materia científica, mencionó la creación del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Facultad de Medicina -durante el decanato del doctor Eduardo Rosselot, en 1997-, así como la sinergia disciplinar que requiere el avance del conocimiento. Además, recordó iniciativas institucionales en esa línea, como los proyectos Domeyko y U Redes, los cursos Bicentenario y el programa La U por Chile. Finalmente, dio a conocer que en los últimos meses "he tenido la rica experiencia de visitar nueve liceos y colegios con el proyecto de capacitar profesores de biología de Enseñanza Media en los conceptos modernos de biología molecular mediante laboratorios portátiles". En estas actividades, añadió "escuché decenas de veces la frase de "por fin la Universidad de Chile se ha vuelto a preocupar de la educación". Siempre me impactó y me convenció de que nuestra universidad no puede defraudarlos a ellos y a miles de niños y jóvenes que esperan nuestra acción. Es hora de que juntemos las manos e iniciemos una gran cruzada por la educación pública de todos los chilenos. Nuestros niños y jóvenes no pueden seguir esperando".


"Tocando la puerta y pidiendo permiso"


Durante la ceremonia, el profesor Rodolfo Saragoni, académico del Departamento de Ingeniería Civil de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas distinguido el año pasado en la mención Ciencias y Tecnología, reseñó la carrera académica y científica del doctor Allende, destacando su formación de doctorado en Yale y su retorno a la Universidad de Chile a instancias del rector Juan Gómez Millas, donde abrió su laboratorio junto a su esposa y colega, la doctora Catherine Connelly, el cual permaneció en actividad por más de 40 años.

 

 

Doctor Jorge Allende
Doctor Jorge Allende

 

Posteriormente, la decana María Eugenia Góngora describió la trayectoria académica del profesor Humberto Giannini, actual profesor emérito, quien en 1958 comenzó su carrera docente en la Universidad de Chile, plantel en el cual obtuvo su título de profesor de Estado en Filosofía en la Facultad de Filosofía y Educación y prosiguió sus estudios en Hermenéutica y Filosofía de la Religión en la Universidad de Roma. La académica relevó su especialización en fenomenología de la cotidianeidad, integrando conceptos como la tolerancia, la convivencia comunicativa, la reflexión diaria, la condición humana de pasante, las rutinas, los periplos, las pausas y las conversaciones. En esta línea, añadió, ha tenido una prolífera carrera como escritor de ensayos en materias como la historia de la filosofía, la autenticidad, el bien, el deber ser, la experiencia moral, la ética de la proximidad y la experiencia común. Entre sus muchos reconocimientos, mencionó la distinción como doctor Honoris causa de la Universidad de París VIII en 1998, el Premio Nacional de Humanidades y Ciencias Sociales en 1999 y su elección como miembro de número de la Academia Chilena de la Lengua; entre sus publicaciones, mencionó "Reflexiones acerca de la convivencia humana", "El mito de la autenticidad" y "Breve Historia de la Filosofía".

 


Cerrando el encuentro, la doctora Rosa Devés, prorrectora de la Universidad de Chile, destacó que a ambos homenajeados "los conocen los niños y profesores de nuestra país; y no sólo los conocen, también los quieren. Han llegado a las escuelas de todos los confines de nuestra nación, de las más variadas formas, ya sea con su presencia, a través de sus obras o porque han motivado y guiado a otros para hacerlo, para mostrar que se puede pensar con independencia y generar un mejor país para todos. Son personas públicas, pero han entrado a las aulas y las casas de muchos chilenos, sin estridencias, recorriendo caminos de tierra a pie, tocando la puerta, pidiendo permiso, mirando lejos, guiados por su pasión por descubrir y servir. Hoy, cuando la universidad se encuentra definiendo la forma en la que se enfrentará a su mayor compromiso, con la educación, llamamos a que los modelos de vida académica de Allende y Giannini sean quienes guíen nuestro caminar, que sea bajo su inspiración que aprendamos a escucharnos, a entendernos y comprometernos en esfuerzo común, para que con sencillez, con apertura y con mucho trabajo, tocando la puerta y pidiendo permiso, podamos entrar en las vidas de los niños de Chile".

 


Cecilia Valenzuela León

 

Contacto-Prensa Facultad

 

Martes, 13 de Agosto de 2013 00:00

Doctor Jorge Allende, Medalla Rector Juvenal Hernández Jaque 2013

El jurado anunció que el importante reconocimiento que entrega anualmente la Universidad de Chile recayó este año en la Mención Artes, Letras y Humanidades al Premio Nacional de Humanidades y Ciencias Sociales 1999, profesor Humberto Giannini, mientras que en la mención Ciencia y Tecnología la distinción será para el doctor Jorge Allende, Premio Nacional de Ciencias Naturales 1992.

 

"Como rector y presidente de este jurado es un orgullo distinguir a ambos académicos de nuestra universidad, quienes han entregado por tantos años un valioso aporte a esta casa de estudios y al país, contribuyendo con gran entrega y generosidad a este proyecto de educación pública para chilenos y chilenas, dijo el profesor Víctor Pérez, máxima autoridad de la Universidad de Chile. Asimismo, aprovechó de enviar un fraternal agradecimiento a ambos por la labor hasta aquí
realizada. "Vayan mis sinceros agradecimientos a ambos profesores, fieles
colaboradores de nuestra institución y grandes forjadores de conocimiento para
nuestro país".

 

 La Medalla Rector Juvenal Hernández Jaque se entregas desde 1983, distingue a ex alumnos que, en el ejercicio de sus respectivas labores profesionales, hayan prestado servicios excepcionales a la Universidad de Chile y al país, caracterizándose por identificarse con el espíritu humanista y el ideario ético encarnado por quien fuera rector de la Casa de Bello, Juvenal Hernández Jaque.

 

El jurado 2013 estuvo integrado por el profesor Víctor Pérez; por la prorrectora, doctora Rosa Devés; el vicerrector de Asuntos Académicos, profesor Patricio Aceituno; la representante de la Corporación Cultural Juvenal Hernández, Emma Salas, y los ganadores de la medalla 2012, profesores Fernando García y Rodolfo Saragoni.

 

Profesor doctor Jorge Allende: el valor de la enseñanza

 

El doctor Jorge Allende El Dr. Allende obtuvo su título de Bachelor of Science in Chemistry en 1957 en la Universidad Estatal de Louisiana, el cual revalidó en 1965 como Bioquímico en la Facultad de Química y Farmacia de la Universidad de Chile. Posteriormente, alcanzó los grados de doctorado y postdoctorado en Bioquímica de la Universidad de Yale, culminando esta etapa de su formación con el título de investigador asociado del laboratorio del doctor Fritz Lipmann, Premio Nobel de Medicina, en la Universidad Rockefeller.

 

Comenzó su labor docente en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile en 1961, desarrollando docencia de pre y postgrado y organizando cursos internacionales de gran prestigio en el continente. Asimismo, dirigió o co dirigió 25 tesis de doctorado en Ciencias impartido por nuestra corporación, de los cuales 17 corresponden a profesores universitarios que ejercen en nuestro país y el
extranjero, y siete son actuales académicos de la Facultad de Medicina.

 

Fue el primer director del Instituto de Ciencias Biomédicas, entre 1996 y 2001; ocupó el cargo de vicerrector de Investigación y Desarrollo de la Casa de Bello entre 2006 y 2010 y, durante el primer semestre de 2010, fue prorrector subrogante de esta institución. Actualmente, es director de Relaciones Internacionales de la Facultad de Medicina y asesor de Prorrectoría en materia de relaciones internacionales y educación pre-universitaria.

 

Publicó una monografía, 41 artículos en revistas o libros científicos; integra diez sociedades y academias científicas nacionales e internacionales, es miembro y consultor de comisiones asesoras científicas en nuestra corporación, del país y del extranjero, y ha participado en los comités editoriales de diferentes revistas científicas del extranjero.

 

Recibió el Premio Nacional de Ciencias Naturales en 1992; fue nombrado Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Buenos Aires, Argentina, 1993,
"Scholar-in-Residence" del Fogarty International Center de los Institutos de Salud Pública de los Estados Unidos, 1986-1988; Medalla de la Gran Cruz del Merito Científico otorgada por el Presidente de Brasil, 2002; Premio Purkwa de la Academia de Ciencias en Francia por su trabajo en Educación en Ciencias, 2007; Premio Luis F. Leloir, otorgado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología e Innovación de la República Argentina 2010; Premio Fundación KONEX de Argentina, categoría Mercosur en Ciencias 2013.

 

Por último, es presidente y co-fundador de la Fundación Allende Connelly que apoya la educación en ciencias a nivel pre-universitario, el postgrado en Ciencias
Biológicas en la Universidad de Chile y la integración científica en América
Latina.

 

"No son solo trofeos"

Respecto de su perspectiva en cuanto a recibir premios y distinciones, el doctor Allende ha dicho que "No son sólo trofeos.  Agradezco estos honores porque dan tribuna. Es lo que siempre digo a quien le toque recibir alguna distinción; que usen esta tribuna para dar su opinión y así contribuir al desarrollo nacional, mostrando a nuestros colegas más jóvenes que en nuestro país es posible hacer ciencia de muy buen nivel y reconocida por pares internacionales, porque todavía hay mucha gente que no lo sabe o no lo entiende".

 

Por ello, añade que "Todo el conocimiento que se pueda generar, toda la tribuna que se pueda aprovechar, debe ir en beneficio de nuestra comunidad. Por ejemplo, en temas como el envejecimiento, la salud poblacional y en el ámbito educacional. En este último, hemos hecho contribuciones constantes al crecimiento escolar y docente, con actividades que están llevando a diferentes escuelas y liceos de la Región Metropolitana el laboratorio móvil donado por la Red Latinoamericana de Ciencias Biológicas, Relab, y la Fundación Allende Connelly, de manera de facilitar la experimentación en las áreas de biología celular y genómica.  Incluso, esta iniciativa cuenta con la actual visita de un grupo de estudiantes de doctorado de la MTSU (Universidad de Tennessee), enviado por la National Science Foundation, para aprender y colaborar con ella".

 

De este modo, el doctor Allende sentencia que os premios no
son simples diplomas o trofeos: "representan la oportunidad de mostrar
caminos y facilitar la marcha a quienes, después de nosotros, seguirán la senda
de la ciencia entendida como la clave para mejorar el desarrollo de nuestros
pueblos".

 

Cecilia Valenzuela León

 

Contacto-Prensa Facultad

Se Otorga Premio Konex Mecosur 2013

al Dr. Jorge Allende

Esta mes se dio a conocer los apremiados por la organización Fundación Konex (http://www.fundacionkonex.org/b4630-jorge-allende )

de los cuales el Dr. Jorge Allende, uno de nuestros fundadores, se ha llevado el premio:

Premio Konex Mecosur 2013: Ciencia y Tecnología por sus logros en esta área.

Le felicitamos por sus esfuerzos y contribuciones al progreso de la ciencia y por su apoyo en la educación de futuros científicos.

Entrevista de “EN LA PRENSA” publicación de la Facultad de Medicina Universidad de Chile

 
Jueves, 30 de Mayo de 2013 00:00

No son sólo trofeos

 

Pese a haber cerrado hace cuatro años mi laboratorio en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, mi interés por la generación de conocimiento no sólo sigue incólume, sino que quiere, desde siempre y por todo lo que me quede de vida, prender y alimentar la misma chispa tanto en los niños y profesores de nuestro país, como en las generaciones venideras de jóvenes científicos.


Es por eso que agradezco el seguir recibiendo distinciones, como la que me acaba de hacer la Fundación Konex, de Argentina, que relevó mi persona junto a las de otros dos importantísimos investigadores de Brasil y Uruguay, como los científicos de mayor aporte de la década de los países que integran el Mercosur. Esta es una entidad que fue creada en Buenos Aires en 1980, con el propósito de promover, estimular, colaborar, participar e intervenir en toda clase de iniciativas, obras y empresas de carácter cultural, educacional, intelectual, artístico, social, filantrópico, científico o deportivo en sus expresiones más jerarquizadas. Desde esa perspectiva, ya ha premiado a connacionales tan relevantes como el antipoeta Nicanor Parra o el ex Presidente Ricardo Lagos.


Agradezco estos honores porque dan tribuna. Es lo que siempre digo a quien le toque recibir el Premio Nacional de Ciencias; que usen esta tribuna para dar su opinión y así contribuir al desarrollo nacional, mostrando a nuestros colegas más jóvenes que en nuestro país es posible hacer ciencia de muy buen nivel y reconocida por pares internacionales, porque todavía hay mucha gente que no lo sabe o no lo entiende.


Todo el conocimiento que se pueda generar, toda la tribuna que se pueda aprovechar, debe ir en beneficio de nuestra comunidad. Por ejemplo, el tema del envejecimiento cobra creciente relevancia en Chile y el mundo, razón por la cual implementamos un exitoso taller en enero recién pasado y hoy investigadores de la Facultad de Medicina se están organizando para presentar un proyecto en esta línea, con el fin de que pueda convertirse en un centro Fondap.


También en el ámbito de la salud poblacional, hemos convocado a un simposium que se realizará el 3 de junio de 2013, en el cual expertos de la Universidad de Sidney y de nuestro plantel abordarán los tópicos más importantes de las enfermedades infecciosas actuales, compartiendo sus avances y analizando posibles sinergias.


Lo mismo pasa en el ámbito educacional; sin duda está en el centro de la discusión actual, pero nosotros hemos hecho contribuciones constantes al crecimiento escolar y docente. De hecho, ya se iniciaron las actividades que llevarán a diferentes escuelas y liceos de la Región Metropolitana el laboratorio móvil donado por la Red Latinoamericana de Ciencias Biológicas, Relab, y la Fundación Allende Connelly, de manera de facilitar la experimentación en las áreas de biología celular y genómica.


Por eso es que los premios no son simples diplomas o trofeos: representan la oportunidad de mostrar caminos y facilitar la marcha a quienes, después de nosotros, seguirán la senda de la ciencia entendida como la clave para mejorar el desarrollo de nuestros pueblos.


Doctor Jorge Allende, Premio Nacional de Ciencias 1992, Director de Relaciones Internacionales, Facultad de Medicina, Universidad de Chile.

 

Contacto-Prensa Facultad

 

 

 

Ahora puedes mandar un enlace

 de nuestra red o compartirla.